Municipalidad de Laguna Naineck :: Gobierno de la Provincia de Formosa ::

Inicio Noticias Entonces Gildo tenía razón

Entonces Gildo tenía razón

Entonces Gildo tenía razón
En los últimos días las redes sociales se llenaron de despidos y lamentos por formoseños que fallecieron luego de ser positivos a COVID-19. A diferencia de otras provincias, aquí cada víctima de este virus pandemial escapa del anonimato de los números estadísticos porque quien no pudo sobrellevar la enfermedad es un amigo, una amiga, un padre, una madre, un esposo, una esposa, un abuelo, un hijo, una hija, un vecino, un compañero de trabajo.
La cantidad de contagios y muertes ya no solo en Formosa sino en todo el país llevó que el gobierno nacional endureciera las medidas con el firme objetivo de evitar la circulación de personas que prosiga expandiendo el virus dejando sobre la superficie la única certeza en medio de este drama: la pandemia es un hecho biológico que se rige por leyes biológicas y el abordaje debe ser siempre con criterio epidemiológico.
La decisión contenido en el decreto presidencial y que acataron TODAS las provincias y hasta la Ciudad Autónoma de Buenos Aires terminan dándole la razón al gobierno formoseño que desde el inicio de la pandemia estableció los mismos criterios preventivos con un resultado que la ubicó como la provincia que mejor manejo de pandemia tuvo hasta marzo de este año, cuando el oportunismo político utilizó al sistema judicial y los medios de comunicación para romper el cerco de protección con el que contaban los ciudadanos.
Punto por punto, aún las provincias gobernadas por Cambiemos –y la CABA de Horacio Rodríguez Larreta- suscribieron que ante la tensión generada por los contagios y las muertes el “método Formosa” es lo único que puede ser efectivo para frenar la propagación del virus mientras llega el grueso del lote de vacunas que gestionó el presidente Alberto Fernández en su última gira europea.
Amnesia selectiva
Ante el triste presente que vivimos, aún los sectores que fueron más críticos a las medidas determinadas por el Consejo de Atención Integral a la Emergencia COVID-19 añoran los tiempos donde no existía circulación viral comunitaria y la situación de la provincia era epidemiológicamente óptima.
En este escenario de añoranza también hay lugar para no olvidar a aquellos que hoy poseen una llamativa amnesia selectiva y fueron quienes de manera absolutamente consciente utilizaron el ataque a las medidas sanitarias locales como elemento de campaña política organizando marchas, actos políticos y shows en las redes sociales.
Con muertos que tienen nombre y apellido propio, hoy la sociedad ingresó en un punto de inflexión en su memoria colectiva generando una responsabilidad que los protagonistas de aquel juego de ruleta rusa no podrán eludir jamás.
De ahí parte el enojo de políticos y medios de comunicación locales con un simple pero simbólico gesto por parte del ministro de Gobierno Jorge González de exhibir y sacudir una cajita de fósforos para ejemplificar que “un fuego se inicia con una simple llama”. Sin dudas el mensaje no verbal que se vio por todos lados fue tan gráfico al punto que llegó a las páginas de la prensa nacional, lo que golpeó aún más a la oposición que no supo reaccionar ante la contundencia de esa acción.
Preocupados más por las urnas que por los vecinos, el mismo sector que fomentó el quiebre del estatus privilegiado que tenía la provincia en materia sanitaria intenta aprovechar cada oportunidad para posicionarse como candidatos pese a que la cabeza de los ciudadanos está en otro lado y en ese afán se montan en la escenografía que algunos medios locales les dibujan.
Hechos
Al peso sobre sus espaldas por haber cambiado el estatus sanitario de la provincia por los hechos de marzo, la oposición también tendrá que lidiar con un oficialismo que no solo está abocado a la contención de la epidemia sino que sigue demostrando gestión en medio del colapso sanitario del país.
Esta semana –sin ir más lejos- el gobernador Insfrán volvió a despertar las esperanzas en un viejo anhelo formoseño al confirmar que desde el próximo mes se reactivarán las obras de la traza troncal del Gasoducto del NEA, que había sido paralizada hace 5 años con el gobierno macrista condenando a la provincia a seguir sosteniendo como único sistema energético el eléctrico con el costo que esto conlleva para atraer inversiones privadas.
Las pocas horas que el mandatario estuvo en Buenos Aires también le alcanzó para firmar convenios entre la Provincia de Formosa y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) para la ejecución de 3 importantes obras: “Sistema de Desagües Cloacales de Riacho He He”, “Sistema de Desagües Cloacales de Pirané” y “Sistema de Abastecimiento de Agua Potable para Laguna Blanca”, despertando también interés en el movimiento económico que eso generará para estas localidades.
Pese a las furiosas campañas mediáticas, políticas y judiciales, Insfrán mantiene un alto índice de aceptación no solo puertas adentro de la provincia sino que el reconocimiento a su capacidad de gestión y gobierno cada vez se refleja en los números nacionales donde es uno de los gobernadores a los que la pandemia no lo llevó puesto.
El hecho que hoy el país haya tomado las medidas que tenía Formosa hasta marzo habla por si mismo que la coherencia y la visión de las soluciones para sortear los problemas aún sigue siendo una de las cualidades más importantes que posee Insfrán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here